Biografía

Óscar Garcés Olozagarre

Nace en Jaca en 1969. Reside en Zaragoza desde 1987, sin perder contacto con su ciudad natal.

Comienza los estudios artísticos de dibujo y pintura a muy temprana edad en una academia de Jaca y continúa a partir de los 17 años a investigar de modo autodidacta diferentes técnicas y materiales.

Su temática es variada y abarca un amplio espectro: desde paisaje, escenas más intimistas o publicidad…

Óscar, abre la palma de su mano para empuñar el pincel y con ella muestra los surcos de su alma ante el vacío del lienzo. Surcos creados con trazos colmados de materia, de pigmento vivo por el cual afloran sus vivencias, la savia de una vida que tal vez se vista de ensueño.

Es viajero de nacimiento, coleccionista de escenas urbanas, de mensajes ocultos que arañan los ojos. Logra situar al espectador ante la orgía lumínica que fluye por las arterias de la Gran Manzana, bebiendo un trago de libertad sobre la áspera piel de la route 66 o contemplando la bella decadencia de Nueva Orleans, para descifrar la esencia icónica de la cultura norteaméricana que permanece grabada en las pupilas de nuestra imaginería audiovisual.

Olozagarre concentra en una pincelada la emoción del instante y redime los recuerdos perdidos en una obra pictórica que ha sido exhibida en lugares como el Palacio de Sástago, Centro de Historias, Galería Finestra de Zaragoza o Museo de Santa María de Albarracín, entre otros lugares.

Antonio Sediles

Arte y Publicidad. Publicidad y Arte. Dos materias apenas separadas por una línea sutil. En un momento pareció que una era más importante que otra. Hoy, con una concepción holística de la comunicación, sabemos que todo es igual de importante. La línea se difumina. ¿Ocurre lo mismo en el Arte? Óscar Garcés nos invita a la reflexión.

Vicente Almazán Arribas 
(Escribe y fotografía en Mis adarmes blog)

 

La iconografía de la vida urbana es uno de mis temas favoritos. En el siglo XX, sus grandes cultivadores han sido los artistas norteamericanos, desde la AshCan School o el precisionismo al arte pop y el fotorrealismo. Quizá por eso Óscar Garcés, en el siglo XXI, aparezca tan fascinado por la cultura estadounidense, pues los cuadros de esta exposición no sólo representan fundamentalmente ciudades de aquel gran país sino que además parecen inspirados en las melancólicas miradas de Charles Burchfield, Edward Hopper o Richard Estes. El planteamiento de las obras que nos presenta Garcés Olozagarre podría considerarse como doblemente postmoderno, no sólo por sus temáticas, sino también por sus citas histórico-artísticas.

Jesús Pedro Lorente
(Profesor de la Universidad de Zaragoza y Secretario de la Asociación Aragonesa de Críticos de Arte)